martes, enero 27, 2015

Que el hilado... no se quede de lado!

Hola de nuevo, ahora si ya estoy mejor, nada de tos, de repente un poco mormado, pero la gripe ha quedado atrás ¡gracias a dios! que no es nada agradable sentirse mal.

Hoy les quiero hablar del hilado, que es una actividad poco (por no decir nada) frecuente al menos en las poblaciones urbanas, posiblemente sea mas usado en los pueblos rurales (y en una minoría de ellos).

Una labor realmente interesante, ver como vas transformando el vellón de lana en hilo, a mi me entusiasma, aunque también es cansado, no diré que no.

Tenía tiempo queriendo aprender a hilar, pero en México, no es nada común, no había lugares en las ciudades para aprender a hacerlo, pensaba también en adquirir un huso en Etsy (ya que no me alcanza para comprar una rueca, ¡ya quisiera yo!), lo pensaba y lo pensaba, los gastos de envío son exorbitantes y a veces lo que piensas pedir es mínimo, es mas el espacio que ocupa y en la mayoría de los casos te cuesta mas el transporte que el objeto mismo.

Aun quiero comprar un huso distinto, un Kromski es al que le tengo el ojo puesto.

En la Ciudad de México abrieron una tienda llamada Fil, Experimentación Textil, la encargada, la Sra Rocío Arellin, muy atenta por correo electrónico me confirmo que vendía husos, fibras e incluso ruecas, y además por ser envío nacional no tendría que pagar de más ¡justo lo que deseaba!.

...y me pedí un huso y cien gramos de lana.



y dar mis primeros pasos no fué nada del otro mundo, aún sin ayuda.


Aunque creo que fue mas rápido el aprender que el continuar, ya que después de dos meses aun no he avanzado mucho.

necesito poner mas ganas al hilado y ojalá pronto acabe con mis primeros cien gramos... (llevo como la mitad) después creo que pediré fibras a woorldofwool.co.uk

y ya que tenga dicha cantidad hilada, tendré que especializarme el dos cosas mas... en el plegado de cabos (para hacer hilos de dos, tres o cuatro cabos, aparte que tendré que hilar mejor, ya que aún hay partes mas delgadas que otras en lo que llevo, la otra cosa que me faltará aprender es a teñir, tanto el vellón, como lo ya hilado, tintes ácidos y también naturales (flores, cortezas, hojas, raíces, insectos) en Fil tienen talleres de teñido también.

Yo, tenía ya tiempo cazando un libro, incluso, había contactado a la escritora, para saber si era posible conseguirlo. del que les hablo es Tintes Naturales Mexicanos: su aplicación en algodón, henequén y lana, quien lo escribió es una artista llamada Leticia Arroyo Ortiz, no podría decir que es artista textil, o artista plástica, porque para mi abarca muchos aspectos, el libro editado por la UNAM, es en si mismo una obra de arte, estaba agotado y recién lo volvieron a editar, para quienes lo quieran corran a comprarlo mientras aún esté disponible, que no sabremos si habrá otra edición, lo venden en Gandhi, (500 pesos por si se preguntan).


Ya les contaré después como va mi hilado y los avances que tenga en eso de la teñida.
Me pondré las pilas para seguir con esta labor, mi propósito es que mi hilado no se quede de lado!

Feliz Ombligo de Semana!

2 comentarios:

  1. Hola Josep!
    Solo puedo decir esto: ¡Qué valiente! XD es muy interesante lo del hilado, ojalá pronto nos muestres madejas hiladas y teñidas por tí, debe ser muy satisfactorio tejer con algo hilado por uno mismo... que no se quede de lado!!

    Un abrazote!!

    ResponderEliminar