lunes, septiembre 25, 2017

Espinas

Espinas clavánose en sus manos
Lágrimas tojas caen de sus puños cerrados
Las rosas que una vez fueron blancas se tiñen de carmesí
Y el campo se nutre del liquido vital
que alimentará las semillas del rosal
la noche viene, y su corazón late rápidamente
nubes grises se aproximan, y siente la brisa
el viento murmurane entre las hojas y ramas de árboles
en el páramo oscuro, el sendero se pierde
y a lo lejos el castillo se levanta como una sombra
que surge del horizonte sin punto de fuga
corre hacia el pero a cada paso que da se duplica su lejanía
la lluvia cae, y ella resbala en el fango
su rostro mancillado y sus ojos claros como aguamarina,
en ellos se refleja la escena y en ella mira sus ojos
en los qu se repite la escena, y así hasta el infinito

No hay comentarios.:

Publicar un comentario